Nadie podría imaginarse unos años atrás que su casa podría ser 100% segura, que esta pudiera tener un sistema energético eficiente y que dicha casa tuviera un sistema de teleasistencia en servicio del residente. Pues ahora somos testigos de esa realidad.

Existen unos sistemas capaces de automatizar una vivienda o edificación de cualquier tipo, aportando servicios de gestión energética, seguridad, bienestar y comunicación, se trata de la domótica.

Estos sistemas pueden estar integrados por medio de redes interiores y exteriores de comunicación, cableadas o inalámbricas, y cuyo control goza de cierta ubicuidad, desde dentro y fuera del hogar. Se podría definir como la integración de la tecnología en el diseño inteligente de un recinto cerrado.

El término domótica viene de la unión de las palabras domus (que significa casa en latín) y tica (de automática, palabra en griego, ‘que funciona por sí sola’).

Ventajas

– El ahorro energético gracias a una gestión tarifaria e inteligente de los sistemas y consumos.

– La potenciación y enriquecimiento de la propia red de comunicaciones.

– La más contundente seguridad personal y patrimonial.

– La teleasistencia

– La gestión remota de instalaciones y equipos domésticos.

– Como consecuencia de todos los anteriores apartados se consigue un nivel de confort muy superior. Nuestra calidad de vida aumenta considerablemente.

Desventajas

– El precio aún es demasiado alto.

– Al ser relativamente nueva su aplicación se pueden experimentar fallos en los sistemas, etc.

– Se puede producir el aislamiento del usuario.

– Se puede dar un entorpecimiento del usuario, dependiendo del grado de automatización del sistema

Proyectos domóticos

Para citar ejemplos de proyectos en los que se ha utilizado la domótica, podríamos mencionar una promoción de viviendas con domótica en Madrid, la cual incorpora un completo sistema de control integral. El sistema implementado fue mediante el estándar KNX, y se controlan todas las instalaciones de la vivienda: iluminación, climatización, persianas, estores, seguridad, videoportería, y audiovisuales.

Otro ejemplo pero en este caso enfocado al sector terciario sería el nuevo edificio del BBVA, denominado “La Vela”. Este gran centro de oficinas integra el control de la iluminación y los estores exteriores, con el objetivo de propiciar un gran ahorro energético. Esta instalación tiene en cuenta los factores climatológicos para que las luces y estores queden automatizados.

Aplicaciones de la domótica

En el ámbito del ahorro energético.

  1. a) Programación y zonificación de la climatización.
  2. b) Racionalización de cargas eléctricas: desconexión de equipos de uso no prioritario en función del consumo eléctrico en un momento dado. Reduce la potencia contratada.
  3. c) Gestión de tarifas, derivando el funcionamiento de algunos aparatos a horas de tarifa reducida.

En el ámbito del nivel de confort.

  1.  Apagado general de todas las luces de la vivienda.
  2.  Automatización del apagado/ encendido en cada punto de luz.
  3.  Regulación de la iluminación según el nivel de luminosidad ambiente.
  4.  Automatización de todos los distintos sistemas/ instalaciones / equipos dotándolos de control eficiente y de  fácil manejo.
  5.  Integración del portero al teléfono, o del videoportero al televisor.

En el ámbito de la protección personal y patrimonial.

  1. Detección de un posible intruso.
  2. Simulación de presencia.
  3. Detección de conatos de incendio, fugas de gas, monóxido, escapes de agua.
  4. Alerta médica. Teleasistencia.
  5. Cerramiento de persianas puntual y seguro.

En el ámbito de las comunicaciones.

  1. Control remoto.
  2. Transmisión de alarmas.
  3. Intercomunicaciones.

 

SISTEMAS DE AUTOMATIZACIÓN

Son muchos los elementos que componen los distintos sistemas de automatización de viviendas y edificios, desde una central de gestión para sistemas centralizados hasta un mando automático a distancia. Dentro de esta multiplicidad de elementos, empezamos con la definición de dos elementos muy característicos: los sensores y los actuadores.

SENSORES

Los sensores son los elementos que utiliza el sistema para conocer el estado de ciertos parámetros (la temperatura ambiente, la existencia de un escape de agua, etc. ). Existen una gran variedad de sensores: el termostato de ambiente, el sensor de temperatura interior, el sensor de temperatura exterior, sondas de temperatura para gestión de calefacción, sonda de humedad o sensor de inundación, Detector de fugas de gas, Detector de humo y/o fuego, Detector de radiofrecuencia, Sensor de presencia, Sensor puerta/ventana, Receptor de infrarrojos, entre otros…

ACTUADORES

Por otra parte, tenemos los actuadores. Son elementos que utiliza el sistema para modificar el estado de ciertos equipos e instalaciones. Existen los siguientes actuadores: Contactores, Dimmers (que son electroválvulas de corte de suministro para gas y aguas), válvulas para la zonificación de la calefacción por agua caliente, Sirenas (alarmas), Motorización de cerramientos como (persianas, portones, estores, toldos, etc).